PREGUNTAS FRECUENTES
¿Qué es la Geología?
Es la ciencia que estudia la composición, estructura e historia de la Tierra. Aunque desde la antigüedad se encuentran reseñas de tipo geológico, la geología como ciencia individualizada de las restantes ciencias, nació en el s. XVIII, y se considera a Buffon, Werner y Hutton como sus creadores. A partir de aquí y con el avance del conocimiento, la geología se ha ido especializando en diversas ramas: Petrología sedimentaría, Petrología ígnea, Paleontología, Geodinámica, Geología histórica, y más recientemente Geología aplicada en donde se encuentra la Geotecnia.

¿Qué es la Geotécnia?
Dentro de la Geología es la parte de esta ciencia que estudia las características y propiedades mecánicas de las rocas, los materiales y los suelos sobre los que se han de realizar obras públicas, de arquitectura o ingeniería (edificaciones de todo tipo, diques, túneles, carreteras, presas, trazados de ferrocarril, puentes, etc.). El fin de la Geotecnia es asegurar que los factores geológicos condicionantes de las obras de ingeniería o arquitectura sean tenidos en cuenta e interpretados adecuadamente, así como evitar o mitigar las consecuencias de los riesgos geológicos. Esta especialidad surge con el desarrollo de las grandes obras públicas y el crecimiento urbano, segregándose como especialidad de la geología a mediados del s. XX.

¿Qué es y para qué sirve un informe geotécnico?
Un informe geotécnico es el resultado de los trabajos de inspección y caracterización del subsuelo afectado por una obra de ingeniería o arquitectura, motivados por la necesidad de conocer el comportamiento del terreno ante la influencia de la misma, y que además de comprender los aspectos descriptivos formales del terreno, se completa con ciertas recomendaciones y datos para la realización de la obra en los aspectos en que la misma interactúa con el terreno.

¿Quién está capacitado para realizar un estudio geotécnico?
En sí, la geotecnia es una línea de conocimiento propio de la ingeniería en la que confluyen múltiples disciplinas: desde las vertientes teóricas de las ciencias (geología, física, e incluso química) a los desarrollos en la aplicación de las mismas (hidrogeología, diseño de estructuras, cartografía, mecánica de suelos, etc.). Es deseable, pues, que un estudio geotécnico sea realizado por un técnico o un grupo de técnicos con formación y experiencia en todos aquellos campos de relevancia necesarios para llevar a cabo la investigación. Generalmente este tipo de estudios son elaborados por diferentes especialistas. En primer lugar cabría señalar a los Geólogos, que debido a su formación y experiencia son los profesionales más demandados para la realización de este tipo de trabajos; y en menor medida son realizados por Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y por los Arquitectos. Recientemente se han incorporado a este sector los titulados en Ingeniería Geológica. Sin embargo, actualmente, son las empresas especializadas en este sector y que cuentan con equipos multidisciplinares, las que realizan la mayoría de estos estudios; ya que son capaces de abordar con garantía el variado abanico de problemáticas que ofrecen estos trabajos.

¿Cuál es el proceso para la elaboración de un informe geotécnico?
A la hora de realizar un estudio geotécnico entran en colisión dos circunstancias claves, por un lado la investigación de un subsuelo desconocido en mayor o menor medida y por otra la propuesta de soluciones establecidas a priori para el desarrollo o la ejecución de una obra. Debido a esto es necesario dimensionar los trabajos a realizar para que obteniendo la información suficiente durante el reconocimiento se optimicen por otra parte los costos de la investigación. Una vez establecidos los trabajos a realizar, se pasa a la fase de ejecución de los mismos. Mediante estos trabajos se pretende tener una visión de la geología del entorno de la obra y muy especialmente de la zona en donde se ubicará la obra. En esta fase del proyecto se utilizan diversas herramientas: retroexcavadoras, máquinas de sondeos, máquinas de penetración dinámica, métodos geofísicos, etc. A continuación se pasa a la caracterización de los materiales existentes en el subsuelo, bien mediante ensayos “in situ” o bien mediante ensayos posteriores en laboratorio. Con estos datos, las cartografías y las descripciones geológicas de los diversos materiales se establece un modelo de comportamiento para cada tipo de material susceptible de ser afectado o tenido en cuenta para la ejecución de la obra. Una vez caracterizados los materiales, se pasa a plasmar todos estos datos en un informe, en el cual se incluye en su parte final, las posibles soluciones constructivas, así como datos de resistencia de materiales, sismicidad, agresividad, etc.; mediante los cuales se puede dimensionar la obra de una forma más objetiva y sin exagerar los márgenes de seguridad con el consiguiente ahorro económico para el promotor.

¿En qué fase del proyecto se realiza el informe geotécnico?
Normalmente la realización de un estudio geotécnico tiene lugar en las fases iniciales de cualquier proyecto; ya que las conclusiones que se obtengan, habrá que tenerlas en cuenta para la elaboración de los métodos constructivos y el dimensionamiento de las estructuras a realizar. En ocasiones estos estudios se realizan durante la ejecución de la obra proyectada, aunque no suele ser lo más habitual. Por otro lado, si son más frecuentes los estudios que se realizan durante la vida útil de la obra, por cambios en el uso de la edificación, o como consecuencia de la aparición de patologías derivadas de causas geológicas.

¿En qué lugar se realiza el estudio geotécnico?
La parte principal y de la que se consiguen la mayoría de los datos relevantes del informe, se realiza como es lógico, en el propio terreno objeto de estudio, el cuál puede ser desde un pequeño solar para una edificación hasta una gran extensión en la que alojar una gran infraestructura (carretera, vía férrea, puerto, etc.).
Otra parte del informe se realiza en los laboratorios de ensayo y por último en las oficinas se realiza la parte de gabinete en la que se harán los cálculos oportunos y se redactará también el informe final.

¿Por qué recomendar la realización de un estudio geotécnico?
Dos son las razones principales, aparte de la legislación vigente que obliga a este tipo de estudios, por un lado está el asegurar la viabilidad del proyecto y por otro el ahorro económico que suelen generar este tipo de trabajos.
Hoy en día es impensable diseñar cualquier estructura sin prever la respuesta de la misma frente a los requerimientos a los que va ser sometida. Del mismo modo el terreno sobre el cual se apoya la mencionada estructura, no es más que otro elemento estructural de la obra, cuya respuesta también requiere ser prevista.
Por otra parte si no se conoce el subsuelo donde se va ejecutar la obra, se acostumbra a utilizar márgenes de confianza amplísimos, derivados de la escasez de conocimientos que se tienen del sustrato. Debido a esto, los costes de la obra se multiplican como consecuencia a su excesivo dimensionamiento (en cimientos, estructuras de contención, etc.); y lo que es aún más grave, llegando en ocasiones a cuestionar la seguridad y viabilidad del proyecto.

¿Qué es un sistema de información geográfica (SIG)?
Un Sistema de Información Geográfica (SIG o GIS, en su acrónimo inglés) es una integración organizada de hardware, software y datos geográficos diseñado para capturar, almacenar, manipular, analizar y desplegar en todas sus formas la información geográficamente referenciada con el fin de resolver problemas complejos de planificación y gestión. También puede definirse como un modelo de una parte de la realidad referido a un sistema de coordenadas terrestre y construido para satisfacer unas necesidades concretas de información. En el sentido más estricto, es cualquier sistema de información capaz de integrar, almacenar, editar, analizar, compartir y mostrar la información geográficamente referenciada. En un sentido más genérico, los SIG son herramientas que permiten a los usuarios crear consultas interactivas, analizar la información espacial, editar datos, mapas y presentar los resultados de todas estas operaciones.

La tecnología de los Sistemas de Información Geográfica puede ser utilizada para investigaciones científicas, la gestión de los recursos, gestión de activos, la arqueología, la evaluación del impacto ambiental, la planificación urbana, la cartografía, la sociología, la geografía histórica, el marketing, la logística por nombrar unos pocos. Por ejemplo, un SIG podría permitir a los grupos de emergencia calcular fácilmente los tiempos de respuesta en caso de un desastre natural, el SIG puede ser usado para encontrar los humedales que necesitan protección contra la contaminación, o pueden ser utilizados por una empresa para ubicar un nuevo negocio y aprovechar las ventajas de una zona de mercado con escasa competencia.

¿Cómo funciona un sistema de información geográfica (SIG)?
El SIG funciona como una base de datos con información geográfica (datos alfanuméricos) que se encuentra asociada por un identificador común a los objetos gráficos de un mapa digital. De esta forma, señalando un objeto se conocen sus atributos e, inversamente, preguntando por un registro de la base de datos se puede saber su localización en la cartografía.
La razón fundamental para utilizar un SIG es la gestión de información espacial. El sistema permite separar la información en diferentes capas temáticas y las almacena independientemente, permitiendo trabajar con ellas de manera rápida y sencilla, y facilitando al profesional la posibilidad de relacionar la información existente a través de la topología de los objetos, con el fin de generar otra nueva que no podríamos obtener de otra forma.
Las principales cuestiones que puede resolver un Sistema de Información Geográfica, ordenadas de menor a mayor complejidad, son:
Localización: preguntar por las características de un lugar concreto.
Condición: el cumplimiento o no de unas condiciones impuestas al sistema.
Tendencia: comparación entre situaciones temporales o espaciales distintas de alguna característica.
Rutas: cálculo de rutas óptimas entre dos o más puntos.
Pautas: detección de pautas espaciales.
Modelos: generación de modelos a partir de fenómenos o actuaciones simuladas.
Por ser tan versátiles, los Sistemas de Información Geográfica, su campo de aplicación es muy amplio, pudiendo utilizarse en la mayoría de las actividades con un componente espacial. La profunda revolución que han provocado las nuevas tecnologías ha incidido de manera decisiva en su evolución.


               Aviso Legal | Política de privacidad C/ Campo Trenor n°3. 33794 Barres. Asturias. Telef: 984 114 265 - edigeo@edigeo.es    www.edigeo.es  
                                                                                                                           Copyright © 2009 Juan Eladio García Pérez (EDIGEO). Todos los derechos reservados